Es un método de tratamiento del arbolado basado en la administración de un producto fitosanitario o nutritivo en el interior del tronco, distribuyéndose a través del sistema vascular de la planta. El objetivo es tratar no sólo las plagas que pudieran sufrir, sino también las enfermedades a las que se enfrentan. Este tratamiento, a diferencia de los pulverizados o atomizados, evita la dispersión de químicos que contaminan suelo, agua, animales y personas que entran en contacto con él, permitiéndo también focalizar el tratamiento adaptándolo a cada individuo.

Aprovechando el sistema vascular del árbol, inyectamos en el tronco la sustancia fitosanitaria, para que a través del xilema, el flujo de salvia haga llegar el producto a la totalidad de la planta. Una vez se ha distribuido, conseguimos respetar la fauna asociada a cada especie, actuando sólo contra aquellos insectos que le causan daños, alimentándose de ella.

  1. Eficacia durante un año.
  2. Eficaz contra plagas y enfermedades, así como para la corrección de desequilibrios nutricionales.
  3. Sólo afecta a los insectos que dañan la planta.
  4. No causa ningún impacto ambiental, ni a personas o animales.
  5. El tratamiento es focalizado y puede realizarse sólo a los ejemplares que lo necesiten.

A continuación se detalla el proceso que por norma general hay que realizar, aunque en función de las características del árbol y de su especie puede haber variaciones en el procedimiento.

  1. Se perfora con un taladro específico el perímetro del tronco por su base, cada 30-40cm.
  2. A continuación se coloca un soporte cilíndrico en el agujero, a modo de catéter, por donde posteriormente introduciremos la aguja. Este accesorio es el que evita la salida del producto.
  3. Finalmente se ajusta bien el ‘catéter’ e introducimos la inyección con el sistema de endoterapia seleccionado.
Taladro arbol endoterapia
Cateter endoterapia
Inyección endoterapia

El proceso consta de un procedimiento que no dura más de 20 minutos, con el que evitamos las plagas y enfermedades que pueda sufrir el árbol durante aproximadamente un año. De igual manera, podemos valernos de la endoterapia para efectuar no sólo tratamientos de control de plagas, sino para tratamientos nutricionales en plantas con carencias o que hayan sufrido daños previos.